lunes, 23 de abril de 2007

Crónica de una semana santa pasada, (parte final)


Pues después de vivir un jueves blanco esplendoroso, haber cargado la entrada tal vez por única vez en mi vida y caminar por más de 17 horas, llegamos al punto cúspide de la semana santa chapina, el viernes más santo de todos los viernes. Como siempre me toco cargar de madrugada en la Merced, al mero Jesús del que ya les platique. A las cinco de la mañana entre dormido y despierto me dirigí a pie hacerle encuentro aproximadamente a unas 12 cuadras de mi casa en la 4 calle. Aún oscuras y con poca voz debido a una alergia en la garganta fui a cargar mi turno representativo de la semana mayor, por ser la procesión litúrgica del día. Cual seria mi sorpresa que al finalizar mi turno y regresar a mi casa me di cuenta que por el sueño y el cansancio me había puesto un zapato de uno y otro de otro, quedando como anécdota de otro viernes santo, luego de algunas horas de descanso fuimos a oficios con mi compañera de viernes santo, una muy querida amiga que me acompaño en esta ocasión. Como buen cucurucho el recorrido por el centro histórico abarrotado por aproximadamente 3 millones de personas lo hice una vez más a pie y para lograr ver los tres cortejos caminamos aproximadamente 4 kilómetros entre cantidades impresionantes de gente. Íbamos de la 15 calle a la primera luego de nuevo a la quince para finalizar en la zona 2 y emprender el camino a santo Domingo donde como todos los años miramos la entrada del Cristo del Amor. Dios nos dio la oportunidad de participar un año más en las hermosas procesiones, compartir con los amigos y vivir experiencias espirituales que cada año marcan una semana santa bella y especial. El domingo celebramos la resurrección la mayor de todas las fiestas con la misa de catedral y cumplimos un triduo pascual más y esperaremos el otro año con ansias fe y amor.
Y para los que lo pidieron aqui pongo mi foto de cucurucho, junto con las 2 personas que hacen más linda la tradición mi padre y mi hermano.

10 comentarios:

Kati dijo...

al fin me hiciste caso jajaja! :)
que chidos se ven de cucuruchos, ahora a mi me falta cumplir mi palabra ... ashhhh. besote chavo

SCD dijo...

¿Y quien sos vos?... ¿el de la derecha o el de la izquierda?... ¿Nadie te dijo lo de los zapatos?... preguntón pues... jajaja.
Saludos!!!

Duff Man dijo...

La perseverancia del cucurucho, es admirable, es patológica, es para el estudio.

Fernando dijo...

jajaja solo yo me di cuenta de los zapatos, soy el de la derecha, a esas horas de la madrugada nadie se fija en los zapatos

ventana urbana dijo...

Por eso es hermosa la Semana Santa del guatemalteco, porque cada procesión constituye una vivencia única en su género, las cuales han de quedar plasmadas para siempre en la memoria de aquellos cucuruchos que vive y siente la Semana Mayor más hermosa del mundo.

Abandré dijo...

que calidad estuvieron las cronicas... me llega!
saludos fer, y nos seguimos viendo compa!

Alecksya dijo...

una anectoda mas pa la mochila! que gusto que te la pasaras bien.

Ustedes no pueden negar que son hermanos, igualitooooos!

Fernando dijo...

jajaja no creo que nos parezcamos tanto, gracias abandre y alecsya por la visita

Analu dijo...

otro año más de satisfacciones, anécdotas y bendiciones. al igual que tu el año pasado hice un buen recorrido, este año me quede un poco atrás, ya veremos el año que viene. Saludos

Fer dijo...

pues en mi grupo de cucuruchos, siempre estamo dispuestos a reclutar devotas nuevas, saludos analu