martes, 17 de abril de 2007

Crónica de una semana santa pasada (milagros inesperados)

Para el miércoles la ansiedad esta presente en la familia, por que el jueves sale la procesión familiar por excelencia, la procesión de Jesús de Candelaria, de la cual guardo gratos recuerdos de mi madre, por que con ella fui a ver la salida y entrada por primera vez. Tan gratos recuerdos que siempre voy a ver la salida y la entrada (bueno recorro todo el trayecto) por que se que es lo que mi mamá haría y seguramente quiere que siga haciendo. Cabe mencionar que por problemas personales que se me habían dado, en todas las procesiones le había estado pidiendo a Jesús mucha paz, para resolver mi vida personal pero sobretodo laboral y para poder perdonar a alguien con el cual estaba muy enojado. Realmente en la semana santa pude conseguir esa paz que mi corazón necesitaba, pero para eso del lunes santo, tuve un extraño presentimiento y era que ese año iba a cargar la entrada de la procesión familiar. Claro que para ese momento era algo imposible, por que mi altura no me lo permite y por que mi turno me fue entregado desde el sábado anterior a Ramos, por la tarde me dirigí a cargar en la procesión de Santa Teresa, luego cuando me tocaba regresar a mi casa, me dijeron que teníamos que ir a candelaria, precisamente con la persona que estaba enojado lo cual me molesto y se me hizo raro.

Por cuestiones que conspiraron a favor mió esta persona me consiguió el turno de entrada de la procesión, el cual nunca me imagine cargar, el cual me daba la paz necesaria que había rezado. Dios habla con uno de distintas maneras, esta vez hablo conmigo y me dijo, hijo yo se que no sos el mejor del mundo, pero se que quieres este turno, y que estas triste, así que te lo voy a dar, pero antes tendrás que encontrar el perdón.

Pocas veces había sentido tan cerca la voluntad de Dios en sus actos, pero para mi fue un milagro y un lección de vida. Una que sabrán mis nietos y se convertirá en parte de la tradición oral de la semana mayor , algo que definitivamente nunca olvidare como aquel miércoles santo Dios me hablo sin necesidad de usar la voz, sino a través de sus actos.

5 comentarios:

ventana urbana dijo...

Dios obra de formas misteriosas...
fue algo bello cargar ese turno, yo ya había tenido el privilegio, pero nunca con vos...

que bendición...

el perdón es algo difícil de encontrar, pero que mejor que estas fechas para conquistarlo.

Victoria dijo...

me alegra que hayas encontrado algo de paz=)

Analu dijo...

el pensar las cosas con claridad, el estar bien contigo mismo, el tratar a las personas como quieres que te traten, el de pedir por tus enemigos, el pensar con el corazón en el perdon y la reconciliación y además encomendarte mucho a Diosito es lo principal para conseguir la paz, luego de eso las cosas llegan con muchas bendiciones. Me alegro por ti. Saludos

Fer dijo...

Gracias analu, estamos esperando más fotos de tu viaje

Laura dijo...

Dios actua de maneras misteriosas..muchas veces las enseñanzaas que nos da con cada dia pueden parecer duras en injustas....pero el solo esta pasando el oro por el crisol a manera de purificaciòn...simplemente te esta ahciendo un vaso mas limpio y puro... una copa para llenarte de El y poder emanar a los demas...