lunes, 18 de agosto de 2008

Seducciones de Shampoo.


Abro la puerta comienza la batalla, sus armas laurel sulfato de sodio y un aroma a estrellas, a mujer a seducción.

Quedo vulnerable, pongo la película corre el DVD y durante una hora y media sufro del ataque de su cabello, sale victoriosa no necesito más que perfume de aceites esenciales, de nuevo una batalla perdida sin usar otras armas más que un shampoo que se impregno en mi mente llego al corazón y me despido sin ni siquiera rozar sus labios pero duermo con su aroma impregnado en los huesos, lo confieso perdí.

Imagen tomada de http://tabloide.eurofull.com

2 comentarios:

El Zopilote dijo...

Shhhhhh lo que le hacen las chavas a uno jeje buen post mano.

saludos pue,

Lunatrack dijo...

gracias zope,
no son justas las mujeres para cuando somos debiles